Historia de un Half

“Cuando no puedas correr…trota; cuando no puedas trotar…anda; cuando no puedas andar…coge el bastón, pero nunca te detengas! (Teresa de Calculta)”

Hola a todos

Creo que podría resumir la carrera del domingo en dos palabras

  • Vamosssss! Que fue el grito que se me escapó al acabar la carrera. Era un grito mezcla de liberación de muchas cosas: sufrimiento, presión, dolor… y de muchísima alegría y felicidad (y lágrimas, no voy negarlo entré en meta con lagrimones en los ojos).
  • Durísima Es la palabra que no dejaba de repetir nada más cruzar la meta, parecía un Zombie, sólo decía eso y daba abrazos a todo el mundo!

La historia comienza a las 5:45 a.m, hora en la que nos “despertamos” Charly (Mastín) y yo y comenzamos con los preparativos: desayuno, equipación… a las 6:30 habíamos quedado con el resto del equipo para dejar las cosas en la T2 y subir hasta la T1 donde la tarde anterior habíamos dejado las bicis. El día era inmejorable, buena temperatura y muchísimo ambiente… que ganas de empezar!

Natación

Una vez en la T1 comenzamos a preparar todo: Zapatillas, casco, dorsal, neopreno, ruedas… y comienzan los nervios, pero nervios de verdad, estaba temblando, iba y venía pero no sabía muy bien a donde ni a qué.

A las 7:50 comienzan los primeros avisos para que dejemos las cosas y nos preparemos. A las 7:55, aviso para los gorros naranjas (yo llevo azul, voy en el segundo turno), tienen que ir al agua, va a comenzar la prueba.

A las 8:00 suena la bocina… empieza el Extreme Man 2014! Gorros naranja nadando y los azules en el agua colocándose entre las dos boyas. A las 8:05 suena la bocina para los gorros azules… comienza mi primer Half

Cuando han transcurrido unos 50m (sí, sólo 50m) noto que algo no va bien, no puedo nadar, me cuesta mover los brazos, me entran arcadas… ¿Qué me pasa? Al principio pienso que es un corte de digestión pero no tiene sentido, he desayunado hace mucho tiempo, ¿Qué puede ser? Empiezo a preocuparme, soy incapaz de nadar, me da la sensación que me hundo, que me ahogo, sólo puedo nadar a braza… “Nacho, así no llegas” me digo, “Sólo llevas 100m y estas sufriendo, ¿Cómo vas a hacer la carrera?, ¿Lo dejamos?”. Suena increíble pero es así, no he llegado a la primera boya y mi mente me está pidiendo abandonar, y lo peor de todo es que no hago más que mirar a los socorristas para ver si me puedo retirar, sinceramente estaba asustado, nunca me había pasado algo así.

Sigo nadando a braza y comienzo a pensar en todo el mundo:

  • Pienso en Paula y en las niñas ¿Cómo me voy a retirar? Y si al final vienen a verme ¿Qué digo?
  • Pienso también en el equipo que Run4S que está nadando a mi lado ¿Voy a ser precisamente yo el primero que abandone el barco?
  • Pienso en todas las horas invertidas preparando esta prueba… ¿Tanto esfuerzo para 50m?

Esta historia no podía acabar así, estaba claro que al menos debía lucharlo un poco más, así que con esa idea y sin abandonar la braza comienzo a hacerme fuerte mentalmente, “Vamos Nacho, un brazo tras otro, como si estuvieras en la piscina”, “Vamos Nacho, poco a poco”… y así encaro la última recta de la primera vuelta y empiezo con el Crol, parece que esa sensación empieza a desaparecer y me reencuentro conmigo. A partir de ahí empieza de verdad el Half, las sensaciones son muy buenas, empiezo a coger velocidad y voy acercándome a las boyas… quedan 2, queda 1, última recta… ya estamos fuera del agua, a por la primera transición.

Voy andando hacia la bici, podría ir corriendo pero aún soy novato quitándome el Neopreno y tardo un poco más de lo normal. Llego a la bici, fuera Neopreno, me pongo el casco, dorsal, zapatillas y adelante!… Al llegar a la zona en la que me puedo subir veo a Carmen que me grita “Vamos Nacho, vas genial, sólo 2 del equipo han salido antes” … vamos!

Bicicleta

El día anterior habíamos ido en coche a reconocer el circuito y la sensación es de circuito duro, no había grandes rampas de subida pero era un continuo rompe-piernas.

La primera vuelta voy “muy fino”, muy buenas sensaciones, buena cadencia… disfrutando de la carrera y la carretera. Giro para encarar la vuelta, paso por el avituallamiento y me noto muy bien, cojo bebidas y plátano por si acaso. Ese regreso a Riaza se me hace un poco largo pero no me preocupa.

Comienza la segunda vuelta y en la primera rampa veo que empiezo a ir justito, el cuádriceps de la pierna izquierda empieza a hacer amago de subirse y para colmo me queda muy poca agua, vamos a tener que dosificar.

Para asegurarme un poco empiezo a meter un piñón menos del que creo que puedo llevar, tengo que reservarme, queda una vuelta entera y toda la carrera a pie. No puedo hacer grandes esfuerzos, cada vez que aprieto un poco más la pierna izquierda me dice “Ojo, aquí estoy yo”.

Vuelvo a pasar por el avituallamiento y esta vez si que busco de todo, necesito “gasolina” extra. Nos acercamos a la T2 pero aún nos queda un MURO, la rampa de entrada a Riaza se convierte en una maza. En condiciones normales quizá no sea tan dura pero llego MUY justo, queda un último esfuerzo pero no puedo forzar nada, un mal gesto y todo se puede ir al traste, el músculo está a punto de subirse… gracias a toda esa gente que estaba animando me creo que puedo, si puedo, ya está, ya es más llano ahora a la T2.

Carrera

Me bajo de la bici y el cansancio se hace notar, me duele todo pero hay que seguir. Esta T2 me la tomo con calma, los pies me duelen muchísimo y los músculos de las piernas aún están tocados. Me cambio las zapatillas, cambio de calcetines, me pongo vaselina en los pies (no quiero otro enemigo en las ampollas), me pongo la gorra, dorsal delante y… a correr!.

Los primeros pasos son para grabar, no puedo apoyar más que el dedo gordo!…. Afortunadamente tengo a Victor al lado que también está en la transición y se pone a animarme “Vamos Nacho, hay que seguir, no queda nada” lo que hace que me crezca un poco y me olvide del dolor, sólo nos quedan 21 km… SOLO!

Comienza la primera vuelta y mi cabeza empieza otra vez a buscar aliadas… “Nacho te quedan 4 vueltas, con estos dolores no vas a llegar” “Se te va a subir el músculo en cualquier momento, no vas a aguantar el dolor”… Según estaba pensando esto salgo de la plaza y me enfrento al primer problema, se me sube todo y lo peor es que cuando intento estirar un músculo se sube el de al lado ¿Qué hago? ¿Lo dejo? “Tranquilidad, para dejarlo siempre hay tiempo, vamos poco a poco, anda hasta que puedas correr y ya veremos”. Dicho y hecho, ando unos cuantos metros y cuando el dolor ha desaparecido empiezo a correr, y así entre andar y correr me acerco al final de la primera vuelta.

Nacho, sí no puedes, te quedan más de 15 km, has llegado hasta aquí pero las piernas ya no dan para más, estás al lado de la meta, ¿lo dejamos?” en esas estaba cuando al girar la curva que me lleva a la plaza… mi salvación, mi balón de oxígeno, la fuerza que me cambió la cara (a partir de ahí estuve sonriendo toda la carrera) y que me hizo llegar hasta el final… Al girar me encuentro a Paula, Adriana y Lucía junto con mi amiga María José y sus hij@s, QUE SUBIDÓN, sus gritos me dieron alas (Papá, Nacho, Papi…), ahora ya no podía fallar, tenía que entrar en meta con ellas de la mano, era su ilusión!

Las siguientes dos vueltas pasaron, la meta de cada una de ellas eran los avituallamientos, al dejar uno atrás ya estaba soñando con el siguiente y con volver a cruzarme con las niñas.

Al comenzar la última vuelta sabía que podía, sólo me quedaba una vuelta, había que volver a disfrutar, pensar en la entrada e intentar conseguir el reto doble, acabar y bajar de las 6h ¿Por qué no? Así que apreté los dientes y comencé a correr, un último esfuerzo, morir matando.

Cuando llegaba a la plaza vi a Paula a lo lejos, ya sabía lo que venía, al segundo 4 princesas se acercaron a mí corriendo y de la mano se pusieron a correr a mi lado… pero lo más increíble, lo que creo que empezó a sacar las lágrimas de los ojos es ver como las personas que estaban en la plaza en los bares al lado de meta, se ponían de pie y empezaban a aplaudirme al tiempo que el “Speaker” anunciaba mi entrada en meta, IMPRESIONANTE

IMG_7139[1]

De esta carrera me llevo muchas cosas, he aprendido dónde debo mejorar, cuando debo guardar, como se debe encarar una prueba así pero sobre todo he aprendido que la mente es un terrible enemigo cuando está en tu contra pero que es invencible si está de tu lado.

Muchas gracias a todos por vuestro apoyo y cariño, especialmente a todo el equipo Run4S y a mis “animadoras” que hicieron posible que ayer me convirtiera en FINISHER!!

Un abrazo

NG

 

Primer Half – Team Run4S

Hola a todos

Ya estamos en la semana del Half. La fecha que parecía que estaba muy lejos cuando comenzó esta aventura ya está aquí, en apenas 5 días estaremos en Riaza en busca de nuestro nuestro primer Half.

La historia comenzó el pasado 23/03 día en el que realicé el primer entrenamiento con un nuevo objetivo en la cabeza “El Extreme Man de Riaza”. Desde ese día hasta hoy han pasado 17 semanas o lo que es lo mismo 119 días.

No todos los días han sido de entrenamiento. El plan inicial contemplaba descansar los Domingos (ya sabeis, el papel todo lo aguanta) pero durante todas estas semanas hemos tenido que ir adaptándonos a distintas situaciones: lesiones, cansancio, hospitales, alguna que otra salida nocturna… en definitiva la vida misma.

El camino hasta aquí ha sido muy duro pero muy divertido y gratificante. Han sido muchos madrugones para correr, montar en bici, spinning… cenas con el “freno” echado porque había que levantarse a pedalear, también almuerzos rápidos (o tardíos) para poder sacar un hueco y cumplir con objetivo marcado, dolorosas sesiones de fisioterapia… pero puedo decir que el balance es positivo al 100% todo ha merecido la pena, pase lo que pase el Domingo me he demostrado muchísimas cosas hasta ahora, he comprobado que el sufrimiento tiene su recompensa (algo que ya pude ver en el Olimpico de Madrid).

El resumen de estos meses son los 2.200 km realizados y que he repartido de la siguiente manera:

  • Unos 65 Km nadando (3%)
  • Unos 1785 Km en Bici (83%)
  • Unos 300 Km corriendo (14%)

No sé si es mucho, poco, si está bien repartido, si tenía que haber hecho más de uno y menos de otro… no lo sé, quizá me haya equivocado en el planteamiento y reparto de entrenos eso lo veremos el Domingo, si consigo acabar el planteamiento habrá sido el correcto, independientemente del tiempo que haga.

Me gustaría aprovechar este post para hacer una mención especial, quería resaltar la figura de mi amigo Javi que estará el Domingo corriendo con nosotros. Además de ser la persona gracias a la que estoy metido en este “tinglado”, durante este tiempo ha sido mi consejero, mi entrenador incluso en ocasiones mi “rival”… pero por encima de todo ha sido el ejemplo de superación. La enfermedad que le detectaron en Marzo y  contra la que ha estado luchando durante todos estos meses ha chocado contra un auténtico IRONMAN con mayúsculas, un luchador que no ha dejado de pelear y pelear ni un solo día contra las circunstancias, los dolores, las nauseas, las prohibiciones, los cambios externos… y siempre con una sonrisa en la cara y con la ilusión de oir “ya puedes entrenar” para poder compaginar terapia y deporte y estar con todos nosotros en Riaza.

Javi, sabes que esta carrera ya la has ganado y con marca, para mí eres el auténtico IRONMAN Finisher, pero además estoy seguro que el Domingo volverás a dar una gran lección a todos batiendo todos los tiempos marcados.

Un abrazo

NG