Mi primer TRI

Hola a todos

En el post anterior os comenté que mi locura se hacía mayor, que había comenzado con los Triatlones…pues bien, este fin de semana he podido acabar el primero. Como os dije, para el estreno había elegido el Skoda Series de Madrid y la distancia la Olímpica (1.500 – 40 – 10).

Como éramos muchos nos organizaron por turnos, a mí me tocó salida a las 18h, y dentro de este horario la segunda tanda, es decir, a las 18:02 estábamos saltando al agua (o como se llame lo que hay en el lago de la casa de campo). Salir tan tarde tiene un problema y es que tienes demasiado tiempo para pensar en la carrera y lo peor, para ponerme nervioso.

Llegué con tiempo de sobra, quería aparcar bien, ir tranquilamente a la zona de transición, dejar todo bien preparado, acercarme al lago a ver el circuito y si me daba tiempo animar a mi amigo Pablo que se lanzaba al agua en la tanda anterior (17h).

Se acerca el momento y empiezan los nervios, todo el mundo hablando del año anterior, del circuito, de la temperatura del agua, de los tiempos… lo que me faltaba para ponerme un poco más nervioso, parecía que era el único que debutaba en un Triatlón. Por megafonía empiezan a indicar los turnos: primero gorro gris, luego rojo (ahí estoy yo) y los últimos los de gorro blanco. Las mujeres saltarán a las 18:06 con gorro naranja.

Llega la hora, se lanzan los primeros así que ahora nos toca a los del gorro rojo. Me acerco al pantalán muy nervioso, me coloco detrás, no tengo prisa por salir, mejor dejar a los que van con “ardor guerrero”, esa no es mi pelea…suena la bocina y ¡todos al agua!. Dejo que salten los primeros y cuando ya están nadando salto yo, ¡ya estamos en el agua!, está todo el pescado vendido, ahora toca nadar.

La premisa es fácil, brazada a brazada sin importar tiempo, sólo coger ritmo y acabar. La primera boya tarda en llegar, me noto muy cansado aunque todo entraba en el guion: los nervios por el debut, el traje de TRI con el que no suelo nadar, la falta de apoyo en cada largo como en la piscina (gracias a todos los que me advertisteis durante estos días iba muy mentalizado) sabía que la primera parte iba a ser MUY dura. Al pasar la primera boya empiezan las buenas sensaciones, me noto con buen ritmo y aunque no es lo importante, empiezo a dejar a gente atrás, menos golpes. Completo la primera vuelta con buen ritmo y poco cansado así que me lanzo a por la segunda con la misma mentalidad, brazada a brazada, no te fijes en los demás, la carrera es contra ti no contra ellos.

Finaliza la natación y salgo a la primera transición. Me noto bien aunque me encuentro un primer posible problema, el gemelo hace amago de subirse… no pasa nada, en lugar de hacer la transición corriendo la hacemos al trote / andando, queda mucho.

Llegamos a la bici, nos ponemos el casco, dorsal, zapatillas y nos vamos a por las 5 vueltas. Las primeras sensaciones son muy buenas, me encuentro bien subiendo… primer subidón!. Ahora me doy cuenta que fue un acierto haberme acercado hace unos fines de semana a ver el circuito. Aunque no sabía muy bien por donde iba, veo que mi intuición no se equivocó tanto así que, con alguna sorpresa, el 80% del circuito es conocido lo que psicológicamente ayuda. Según voy dando pedales me acuerdo mucho de los consejos que me habéis dado: buena cadencia, no te cebes, aprovecha para hidratarte, come algo, queda la carrera… así que con esa mentalidad voy subiendo y bajando, quizá puedo “apretar un poco más” pero no quiero quitarle fuerzas a la carrera. El objetivo estaba claro, aunque se podía ir a rueda no había que hacerlo, además de la carrera en sí había que entrenar Riaza y allí no estará permitido.

Acaba la bici y nos vamos a la segunda transición…seguimos tomándonos nuestro tiempo, fuera bici, fuera casco, cambiamos zapatillas y volvemos a la carrera. En la zona de transición las sensaciones son buenas y encima me encuentro a Pablo animándome, como se agradece, otro subidón de moral!!

Empieza la primera vuelta, miro el reloj y me doy cuenta de un pequeño fallo de cálculo, no son cuatro “largos” de 2,5km cada uno, son cuatro vueltas de esa distancia. Parece una tontería pero me cuesta un rato cambiar el chip… “no pasa nada, son 10 km, eso no ha cambiado Nacho”… y seguimos tirando.

Me encuentro bien, el ritmo es muy bueno, voy muy por debajo de mi mejor ritmo de carrera en los 10km así que decido bajar a “velocidades conocidas”. Al comenzar la tercera vuelta noto unas molestias pero son mínimas, con eso podemos seguir corriendo.

Y por fin terminamos la cuarta vuelta, ahora ya podemos tomar la “desviación” de meta (esa que llevas viendo hace 4 vueltas), encaramos la recta y vemos el arco y el tiempo, ya está hecho Nacho, unos metros más y serás Finisher!!!

Acabada la carrera puedo decir que la experiencia es increíble, me ha encantado, una lucha constante entre el poder hacer y el deber hacer, una demostración que el entrenamiento tiene su recompensa. Aunque lo más importante era acabar y lo de menos era el tiempo, también hemos ganado esa batalla, entramos en el agua pensando acabar la carrera en 3:00 – 3:15h y nos hemos ido con un tiempazo (al menos para mí) de 2:49:11.

Quiero daros las gracias todos los que habéis hecho posible esta experiencia, a los que me han estado apoyando cada día, a los que me habéis estado dando consejos durante todo este tiempo (todos, absolutamente todos los consejos han sido buenos y me han ayudado en una parte de la carrera) y sobre todo dar las gracias a Paulita por aguantar mis madrugones, mis rutas en bici, mis conversaciones… mi locura en general, sin tu apoyo nunca podría haber llegado hasta aquí.

Próximo objetivo (doble) Extreme Man Riaza: mayor distancia y recaudar dinero para R4S.

Un abrazo
NG

Anuncios

El sueño un paso más cerca

“Lo imposible es el fantasma del tímido y el refugio de los cobardes (Napoleón)”

Hola a todos

Pues sí, sigo dando pasitos en busca de ese sueño que tengo desde hace tiempo, un sueño que hace unos años veía como un imposible y hoy es algo muy difícil pero alcanzable.

Los que me conocéis o los que hayáis leído el “Por qué Run4Smiles” del blog habréis visto que, además de buscar la mejora de los niños con Parálisis Cerebral y por ende el de nuestra hija Eugenia, junto a este proyecto también está el de cumplir un sueño, un desafío que siempre he tenido en mente pero que nunca me había atrevido a meter en mi vida, ese sueño no es otro que participar y acabar un triatlón distancia IRONMAN.

Echando la vista atrás y más concretamente, leyendo las primeras crónicas de este proyecto veo que comencé con entrenamientos de 30 minutos de carrera continua o de 6km a ritmos de 5.50… Os podeis imaginar que pensar en 21 km era ciencia-ficción y ya si me hablaban de un Ironman me entraba la risa ¿Cómo podía caber en mi cabeza hacer 42 km sin parar? Y lo que es peor ¿Cómo lo iba a hacer después de nadar 3,8 km y pedalear 180km?… era lo más parecido a un IMPOSIBLE!.

Estaba claro que esa no era mi guerra así que dejando ese objetivo a un lado, pero siempre con él en mi mente, decidí ir pasito a pasito intentando alcanzar pequeñas metas:

  • Primer paso: Más o menos era sencillo, empezar a correr para coger forma e ir ganando fondo, no importaba el tiempo ni la distancia, lo importante era salir.
  • Segundo paso: Una vez conseguido el primer paso, tocaba pensar en la idea de una hora corriendo… Ahora parece algo normal, pero en aquellos momentos se me hacía cuesta arriba sólo con pensarlo.
  • Tercer paso: Ya estaba cerca de la hora corriendo así que había que intentar acabar una carrera de 10 km. Realmente el tiempo no era importante aunque algo dentro de mí quería bajar de la hora. (conseguido en 51:20 )
  • Cuarto paso: Mejorar… ahora ya empezaba a disfrutar de la distancia y quería ser capaz de ir mejorando
  • Quinto paso: Para mí, primer salto cuantitativo, mis primeros 21Km… En aquel momento era un salto muy grande, 6 meses después de comenzar quería pasar de 5-10 km a 21 km lo que significaba volver a cambiar mi mente y decir ¿2h corriendo?. Al final, con mucho sufrimiento y gracias a la ayuda de Juan A. conseguí terminar en 1:51.
  • Sexto paso: El gran salto, la prueba, 42 km del tirón… Esta vez no pudo ser, este fue mi primer “paso atrás”, a 2 semanas de la fecha de la carrera una lesión me dejó sin poder participar correr, pero no puedo decir que fuera un fracaso ya que aprendí muchísimo con este reto, con los entrenamientos, con la lesión y con el no poder ir a la carrera, fue una lección en muchos aspectos y creo que me vino bien fracasar.

Buscando un nuevo reto/paso (debo reconocer que lo que realmente me apetecía era una “Vendetta”, es decir un nuevo Maratón), se cruzó en mi camino un buen amigo para contarme sus proyectos… Cuando me los estaba contando pensaba que hablaba en otro idioma, todas eran carreras impresionantes pero de otro mundo: Carrera en Formentera de 5 días, La Quebrantahuesos, Half Ironman en Riaza, Ironman en Mallorca y Lanzarote, … y así fueron pasando los días y los “cafés” hasta que un buen día consiguió convencerme para subirme al carro en uno de sus proyectos. Me contó que quería montar un equipo para uno de ellos y que todos íbamos a correr por Eugenia, que no podía faltar a la cita… no lo pude decir que no, ¿una locura? es posible, al menos eso piensan algunos, pero creo que a pocos de vosotros os extraña ¿no?

Nuevo reto

Bueno ¿y cual es ese nuevo reto? Pues “me han liado” para participar en el Extreme Man de Riaza el día 27 de Julio, un triatlón distancia Medio Ironman (1,9 km nadando – 90 km en bici – 21 km corriendo). Digo NOS y no ME porque como os contaba antes, para esta carrera hemos creado un equipo de unas 20 personas que además de intentar acabar la prueba (algunos irán a por marca) nos hemos puesto un objetivo de recaudación super ambicioso… 15.000€, queremos hacer de este esfuerzo un evento importante de recaudación para ayudar a muchos niños.

IMG_6330

Aprovecho para facilitaros el enlace del Reto por si quereis hacer una aportación o por si podéis darle difusión.

También hemos creado una página en Facebook donde queremos ir colgando fotos de las equipaciones, entrenos, carrera, información de la recaudación…

Cómo lo voy a hacer

Quizá, más que preguntarme cómo lo voy a hacer, debería contaros cómo lo estoy haciendo.

Como os podeis imaginar esto no se prepara en 1 mes, y menos una persona como yo que hasta ahora lo más que ha hecho es correr, un poco de natación en Verano (y poco) y alguna salida esporádica los fines de semana de máximo 25km.

Pues bien, desde hace ya unas semanas (11 semanas para ser exacto) estoy entrenando las tres disciplinas. Me apunté a un gimnasio para poder ir a la piscina y me hice con una “flaca” para poder entrenar y participar en la prueba.

Desde un principio lo que más me echaba para atrás y pensaba que menos me iba a gustar era el agua, no conseguía encontrar un buen momento para meterme en la piscina y aun me gustaba menos la idea de tener que hacer más de 80 largos seguidos para poder coger la distancia… puff ¡sólo de pensarlo se me hacía cuesta arriba!. Con la bici tenía menos dudas, sabía que entrenar no me costaría, lo que no tenía claro es tener el tiempo suficiente para entrenar distancias cercanas a los 90 km.

A día de hoy y aunque suene raro lo que más me cuesta entrenar es la carrera, lo que a priori más me gustaba se ha convertido en un pequeño suplicio. En cuanto a la piscina, ha conseguido engancharme, da un poco de pereza al principio pero una vez que entras en la dinámica… Con la bici tengo lo que me esperaba, dureza con la distancia pero mucha diversión que además puedo compartir con Pablete y Fran (otros dos futuros Finisher).

Haciendo caso a los consejos

Muchos de vosotros ya me habíais oído hablar de este proyecto, sobre todo los que estais metidos en el mundillo y de los que siempre aprendo algo nuevo.

Es curioso porque cuando os conté lo que me proponía ninguno os reisteis y me dijisteis “estas loco” que va me mirabais con cara como diciendo “Era de esperar”. En lo que sí coincidisteis casi todos es en recomendarme hacer una prueba antes del Half, todos me decíais que aunque no era la primera que se lanzara directamente con esta distancia, todos pensabais que disfrutaría más la prueba si probaba algo más corto antes para ir cogiendo sensaciones.

La veteranía es un grado así que he decidido haceros caso y el día 28 de Junio participaré en las Skoda Series para hacer el Tri distancia Olímpica (1,5km – 38,5km – 10km). Es verdad que las condiciones que me voy a encontrar (clima, distancias, circuito…) van a ser muy diferentes a las de Riaza pero lo que busco son “sensaciones”: agua, transiciones, nervios… y creo que esta prueba va a ser un buen test.

Como os decía antes, os iré contando las evoluciones desde este Blog y por FaceBook a través de la página de Run4Smiles y del evento, si alguno puede dar difusión al proyecto os estaré muy agradecido.

Un abrazo
NG

Excusas, el enemigo implacable

“Siembra un pensamiento, cosecha una acción; siembra una acción, cosecha un hábito; siembra un hábito, cosecha un carácter; siembra un carácter, cosecha un destino”.

Son las 6 de la mañana, suena el despertador, comienza un nuevo día…

Desde que empezó esta historia esa ha sido mi rutina diaria (con algunas excepciones los fines de semana) y desde el primer día, lo primero que aparece nada más suena el despertador son mi peor enemigo las excusas.

Las hay de todo tipo, algunas veces se presentan con argumentos devastadores, dificilísimos de rebatir, otras veces los argumentos casi ni se sustentan, pero lo que es verdad es que nunca faltan a su cita, siempre están ahí para hacerme dudar. Hay que reconocer que son muy astutas y saben dónde pueden atacar y, por si fuera poco, casi nunca “viajan” solas, siempre se apoyan en un compañero de viaje para hacerse más fuertes y llenarse de razones: dolores, cansancio, sueño… cualquiera de ellos es un buen apoyo.

Es cierto que hay días en los que uno se despierta “fuerte”, con mucha energía y casi ni escucha lo que le dicen, se levanta, se viste, se calza las zapatillas y se pone a hacer deporte como si nada, pero hay otros… existen días en los que salir a hacer deporte se convierte en una lucha infernal entre el deber y las excusas. Como os decía antes, son muy astutas y saben que antes o después ese día va a llegar, y cuando se presenta aprietan por todos los lados, cada paso se convierte en una odisea:

  • “¿De verdad te vas a levantar a esta hora? Si no has dormido nada, cambia el plan y hoy descansa”,
  • “¿Pero vas a correr con ese dolor? Es mejor que lo dejes reposar, a ver si te vas a lesionar”

Esos días son muy complicados pero cada paso adelante es una pequeña victoria que te va cargando de razones para continuar con tu propósito.

Todos los que entrenáis sabes que las sensaciones son muy importantes y que incluso el día que las marcas son buenas si las sensaciones no acompañan hacen que acabes el entreno con una sensación rara, bueno, pues incluso en esos esos días en los que no tendrías razones para estar contento ya que ni los tiempos ni las sensaciones acompañan, te quedas con un buen sabor de boca ya que en el fondo sabes que hay una pequeña batalla que has ganado al vencer a todas las excusas y lanzarte a la calle a rodar, ese día al llegar a casa llevas una sonrisa en la cara, sonrisa que posiblemente no refleje lo que marca el reloj.

Últimamente no hago más que leer en revistas y periódicos artículos relacionados con dormir bien y los hábitos de sueño, que hay que dormir unas 8h y que la falta de sueño afecta al rendimiento en el entrenamiento, en el del trabajo e incluso que puedes llegar a engordar.

Aunque no soy médico, ni psicólogo ni nada parecido intuyo que dormir poco no es un hábito muy saludable, que el cuerpo y la mente necesitan su descanso y que la falta de sueño puede llegar a afectar a mi rendimiento. La verdad es que los que entrenamos a esta hora no lo hacemos para sentirnos super-hombres ni nada por el estilo, tampoco lo hacemos porque nos guste dormir menos que al resto, lo hacemos por necesidad, es o eso o nada.

Al final, con esto de madrugar y dormir poco pasa como con cualquier otra decisión que se toma en la vida, se ponen en una balanza pros y contras y se analiza si compensa o no compensa. En mi caso, si comparo el esfuerzo de levantarse y dormir menos frente a sensación al terminar de hacer deporte (y más si he conseguido vencer a todas las excusas) y tener más tiempo a compartir con la familia… lo tengo cristalino, prefiero dormir poco y que eso afecte a mi rendimiento en carrera, estar un poco más cansado a diario,… pero saber que cuando llego a casa tengo “los deberes” hechos y todo el tiempo que me queda lo puedo disfrutar con la familia, con los amigos o ayudando a otras personas a través de la asociación.

Un abrazo
NG

Fiesta Solidaria R4S

Hola a todos

Pasada ya la “resaca” de la fiesta toca hacer balance y la verdad es que no podemos estar más contentos con el resultado. Es verdad que hay cosas mejorables, algunas vistas por nosotros y otras que han ido surgiendo gracias a vuestros comentarios (muchas gracias a todos), pero en términos generales y para ser nuestra primera estamos muy contentos.

Para empezar hemos de decir que el día nos acompañó y pudimos disfrutar de una tarde preciosa, perfecta para un coctel al aire libre.
R4S Party006

La respuesta de todo el mundo fue impresionante y al final se cumplieron nuestras mejores expectativas, desde el principio hasta el final de la noche la gente respondió a la convocatoria. Ya desde el inicio del Cóctel la afluencia de gente fue importante, y como prueba os dejo esta foto en la que se puede ver parte del ambiente del jardín.
R4S Party050

Según iba avanzando la noche, y a medida que la gente se iba liberando de otros compromisos, el número de personas iba creciendo, algunos iban llegando al final del Cóctel y otros a tomarse una/s copa/s por la causa (como decían algunos amigos, sobre los poco habituales en las carreras… “Drink4Smiles).
R4S Party086

Desde Run4Smiles os queremos agradecer la actitud y el espíritu con el que vinisteis a la fiesta, todos con muchas ganas de colaborar con la causa y con una sonrisa en la cara, así es muy difícil que las cosas salgan mal, y si encima las condiciones climatológicas acompañan…triunfo asegurado.

También queremos aprovechar para agradecer a todos los que hicisteis posible que la fiesta saliera perfecta:

  • A Casa Club y a todo su personal (Dirección, Camareros…) por el apoyo y facilidades que nos dieron para que las cosas salieran bien y para que la recaudación fuera la máxima posible.
  • A las empresas que a través de sus aportaciones solidarias hicieron de esta fiesta una realidad: Bodega los Aljibes, PoolSound, Copy Andalusi… un placer haberme podido tomar un vino o una Heineken con algunos de vosotros!
  • A todos los voluntarios que ayudasteis a que todos estuviésemos mucho más a gusto: a los que estuvisteis en la puerta facilitando el acceso a Casa Club, a los que lo hicisteis de camareros ayudando con la bebida o la comida, a los que ayudasteis con la logística…
  • A Juan, Fátima y Mario por todas las horas dedicadas antes, durante y después del evento para que las cosas salieran bien.
  • Y a la Abuelita por quedarse con las enanas (Eugenia incluida) para que nosotros pudiésemos acudir a la fiesta.

Espero que todos los que estuvisteis en la fiesta disfrutarais tanto como lo hicimos nosotros, y para los que no pudisteis venir… nos vemos en la próxima!

R4S Party003

Un abrazo
PyN